Estadísticas de visitas

lunes, febrero 21, 2005

Reflexiones sobre la participación en el referéndum

La participación en el referéndum sobre el tratado constitucional va a dar que hablar durante algunos días . Según se escuche a unos u otros políticos, a unos u otros periodistas, el análisis del resultado es sumamente partidista y deleznable.

El 42,2% de los españoles fueron ayer a votar el tratado constitucional. El hecho de que el Gobierno socialista previera una asistencia del 40% no debe hacernos perder la perspectiva de los hechos. La participación fue escasa, muy escasa debido a la importancia que supone votar una "Constitución". Cuando se presupone una participación tan baja es normal que se alcance. El editorial de hoy del EL PAÍS argumenta que "en general el tema a consulta europeo no genera el mismo interés que unas elecciones legislativas" y que por ello la participación hubiera sido escasa de cualquier forma. Esto debe ser desmentido porque a diferencia de las otras votaciones europeas, la de ayer se refería a una Constitución en común, con una mayor incidencia en la gente y un mayor conocimiento por parte de ella. La gente conocía que se votaba la constitución , lo que no ocurrió cuando se votó el Tratado de Niza o de Maastrich.

Esta escasa participación hay que achacarla a dos factores: la mala estrategia comunicativa y la prontitud de la celebración del referéndum. En primer lugar, el trabajo realizado por los dos grandes grupos políticos, tanto socialistas como populares, no ha trasladado la importancia del "sí" para la construcción europea. Si a ello añadimos que el PP se ha movido entre dos aguas, tocando la ambigüedad no es de extrañar tan escasa afluencia. Fruto de este desconocimiento es destacable que el 6% de los participantes votaron en blanco.

Por otra parte, hay que decir que sólo el 25% de los españoles votaron explícitamente "sí" a la Constitución europea. No sirve que los medios de comunicación digan que el “sí” ha sido masivo, porque es mentira. Sólo 25 de cada 100 españoles apoyan de forma clara la constitución. Dicho de otra forma: 75 de cada 100 españoles dice "no" o no le interesa Europa. No es para estar orgullosos, la verdad.

En segundo lugar, hay que decir que Zapatero se equivocó al celebrar tan pronto el referéndum. Si más de l 70% de las personas que han ido a votar han dicho "sí" a la Constitución europea, a pesar de la mala gestión que han realizado los grupos políticos, ¿cómo hubiera sido con más tiempo, más dedicación y más información? Probablemente el tanto por ciento del "sí" se hubiera mantenido o aumentado pero seguro que la participación hubiera sido mayor. El Gobierno debe reflexionar sobre cómo hace las cosas.