Estadísticas de visitas

viernes, febrero 25, 2005

Vergonzoso enfrentamiento entre las organizaciones agrarias de Alicante

Las organizaciones agrarias de la provincia de Alicante Asociación de Jóvenes Agricultores-Asaja y la Unió-Coag han presentado hoy la manifestación conjunta que realizarán el próximo 5 de marzo en Valencia todas las asociciones y cooperativas de la Comunidad Valenciana para pedir que llegue agua a la Comunidad. Esta presentación se ha realizado tanto en Valencia como en Castellón con una rueda de prensa en común entre Asaja y Coag.

Sin embargo, los líderes en la provincia de Alicante han convocado dos ruedas de prensa distintas, a diferente hora y en diferentes lugares. Además, los líderes se han lanzado mensajes critcándose mutuamente. ¿Qué les parece? ¿Vergonzoso, no? Lo cierto es que, además de vergonzoso, es preocupante: el hecho de que los máximos representantes de los agricultores no estén de acuerdo en traer agua a la provincia es para llorar.

El representante de Coag en Alicante, Ernest Blasco, argumentó que la culpa de este enfrentamiento es "más personal y no tiene nada que ver con los intereses de las organizaciones". Por su parte, el presidente de Asaja, Eladio Aniorte, asegura: "estoy sometido a una constante crítica por parte de Coag por hacer mi trabajo". Además, acusó a Coag de que "no les importa el agua, porque no les importan los agricultores y ellos mismos no son agricultores". Y para concluir, el presidente de Asaja aseguró que la postura que mantiene Coag de que llegue el agua de donde sea "no significa nada, porque el agua tiene que venir de donde hay, es decir del río Ebro".

No sé si los líderes sabrán que representan a los agricultores y que sus intereses están muy por encima de las discrepancias entre las organizaciones o los líderes. El hecho de que en Alicante no hayan presentado juntos la manifestación refleja que las organizaciones de Alicante anteponen lo personal a lo general, es decir a los agricultores. Con ello, creo que tanto Aniorte como Blasco deberían pensar en dimitir por el bien de los agricultores, del nombre de sus organizaciones y por el bien de la provincia.

Es triste que lo más destacado de la jornada de hoy en relación a este tema sea que no hay un mensaje unido en Alicante.