Estadísticas de visitas

jueves, junio 09, 2005

El PP no sólo pierde 59”


La decisión tomada por el Partido Popular (PP) para dejar de participar en el programa de TVE 59” puede traerle al partido de Mariano Rajoy problemas más graves de los que en un primer momento pudiera parecer.


Por un lado, el PP pierde la oportunidad de dar su opinión en la televisión pública, controlada esta legislatura por el PSOE, y deja que, a partir de este momento, los dirigentes socialistas que sí acuden al programa y los periodistas simpatizantes con la izquierda, que son los más numerosos en el citado programa, dejen en minoría absoluta a los profesionales de la comunicación más afines a la derecha y, por ende, al PP.

En segundo lugar, los populares deben tener en cuenta que estos periodistas más simpatizantes con la derecha, como puede ser el caso del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, o el jefe de informativos de la cadena COPE, Ignacio Villa, acuden al programa para defender sus ideas y no las del PP. Por ello, delegar en los periodistas la defensa de su ideología puede ser contraproducente para su propio partido.

Asimismo, Mariano Rajoy pierde la oportunidad de de dar a conocer a nivel estatal a los nuevos políticos del partido, salidos de las bases populares.

A parte de estas razones, que considero que no son pocas para que el PP replantee su decisión, hay que añadir el efecto que ha causado en la opinión pública. En círculos universitarios, que es por donde yo más me muevo, se extiende la idea de que el PP no quiere hablar de algunos temas, que no quiere dar explicaciones sobre lo que les perjudica y que no quieren salir en la televisión pública porque no tienen argumentos.

Es cierto que los temas elegidos por la dirección del programa 59” no son los más “¿objetivos?” posibles, pero son asuntos que están de rigurosa actualidad y el PP debe aprovechar la oportunidad y su derecho de opinar, defender unos argumentos y crear opinión. Es un compromiso que tiene con los ciudadanos.

También es cierto que la presentadora no es lo más “¿objetiva?” exigible y tiende a dar más voz a los participantes que tienden hacia una ideología. Por desgracia, es normal: estamos en la televisión pública y no es culpa suya.

Sin embargo, el PP no puede poner excusas y debe dar la cara y explicar sus ideas. No sirve decir que están en una encerrona y que van para ser apaleados. El programa lo ve tanta gente de izquierdas como de derechas, así como de personas que no se identifican con una determinada ideología. Y es a esta gente – la que al final decide el resultado de unas elecciones—por las que principalmente tiene que dirigir sus mensajes.

Federico Jiménez Losantos ha dicho que es el PP dejará de ir al programa porque, tras la manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), “se ha dado cuenta de que no está solo”. Con todo el respeto y la admiración que le profeso a Jiménez Losantos, creo que ese argumento no es válido o, por lo menos, es insuficiente. El PP tiene que rectificar y anunciar que volverá a participar en el programa. ¿La finalidad? Ganar credibilidad, generar opinión y evitar falsos rumores.

2 Comments:

Blogger Vicente Torres said...

Si durante los años en que mandó el PP hubiera establecido la independencia e imparcialidad de la Tve ahora podría hablar con más derecho. Puesto que no lo hizo, ahora debe atenerse a las consecuencias.
Pero nadie se da cuenta de que con el partidismo de la televisión pública perdemos todos.

6:25 p. m.  
Blogger Blog del periodista José Luis González said...

Una rabieta, injustificable... solamente los nervios por lo que pueda pasar en Galicia pueden haber motivado una decisión tan absurda...

10:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home